Buscar
  • Columna de @Peredarelator

El verdadero cristiano es dentro y fuera del campo de juego:

Un conocido cantautor dice en una de sus canciones "Jesús es verbo, no sustantivo", es decir tenemos que creer en los que practican y no en aquellos que predican.

Entrar persignándose a la cancha, rezar a la orilla de ella, alzar las manos al cielo en señal de oración o comunicación con dios, son imágenes que vemos cotidianamente en el futbol mundial.

Pero las preguntas naturales que nos caben a los que circulamos en torno al futbol son muchas:


¿Son realmente cristianos?

¿Lo hacen para la foto o la tele?

¿Saben siquiera o entienden lo que están haciendo?


La pregunta me nace ante una realidad silenciosa a las cámaras y los micrófonos. Me nace porque me siento tan culpable como aquellos que están accionando mal, por mantener silencio en torno a las cosas que suceden dentro de la cancha, en el camarín y durante la semana en mi querido Malleco Unido.


Está claro, los resultados no acompañan al club. Lo más seguro y lo lógico (que es lo que se ha visto), todos los dardos apuntan al técnico del club. Pero es aquí donde tengo que hacer mi propio mea culpa y decir… "yo también soy culpable". Si... Soy culpable por que he guardado silencio a una serie de situaciones que no son más que la sumatoria final y que como resultado arrojan la actualidad que vive Malleco Unido.


- Saber por ejemplo que hay jugadores que no están siendo leales con sus compañeros ni mucho menos con su cuerpo técnico, situación que quedó a la vista en el duelo frente a Independiente de Cauquenes, entre un jugador y el PF del Club.

- Estar en conocimiento de que el capitán del equipo no se está vistiendo en el camarín, por rechazo a las actitudes de jugadores que se olvidaron de lo realmente importante, que es jugar y que aunque por muy poco que se les pague, ellos aceptaron el desafío de venir a un club con pocos recursos.

- Que el club le pase la responsabilidad a un jugador de hacer los contactos con la empresa proveedora de las camisetas y que tras una serie de errores humanos, no llegue la indumentario necesaria para jugadores y cuerpo técnico, lo que incluso significó que en el último partido dos jugadores tuvieran que entrar a la cancha con camisetas improvisadas y números corcheteados.

- Estar en pleno conocimiento de que existen jugadores que se han dedicado a perjudicar a compañeros de equipo y al propio técnico, haciendo comentarios desafortunados en sus clubes de origen o con personas y hasta jugadores de otros clubes.

- Saber que existe un jugador que llegó a entrenar en estado etílico un día lunes a su entrenamiento.

- No es bueno que los dirigentes sean muy amigos de algunos jugadores, no le hace bien al resto del equipo0.., al cuerpo técnico y a la institución.

- Y quizás una serie di situaciones más que incluso involucran cahuines y líos de falda, los cuales no tiene al caso siquiera plasmarlos aquí.


¿Se han preguntado ustedes porque hay jugadores que para nosotros deberían ser titulares indiscutidos o estar citados por lo menos a la banca?


Hasta cierto momento yo también me hice esa pregunta. Hoy ya no me la hago, pues la cantidad de información que manejo debido mi alto compromiso con el club y la credibilidad que creo me he ganado en base a un trabajo serio y responsable. Hace que mucha gente confié en mí y me entregue información que otros no la entregan. Y es por esto que me siento culpable, porque pensé que si guardaba silencio, le estaba haciendo un bien al club. Pero me logro dar cuenta que estaba muy equivocado, guardar silencio ante estas situaciones es como saber que tienes cáncer y no hacer nada. Sabes perfectamente para dónde vas.


No doy nombres, porque no es necesario, quizás estos jugadores lograron su objetivo, que fue hacerle la cama a su técnico, pues tras el duelo frente a Deportes Santa Cruz Miguel Ángel Rojas dejará la banca de Malleco Unido, dando paso a un nuevo técnico. Momento en que otra persona encabezará los destinos del club, por lo que resta de campeonato. Quizás merecen una oportunidad y con la llegada de un nuevo técnico, podrán reivindicarse, primero como personas y luego como jugadores. Pero sepan que tras todas estas situaciones estaremos muy atentos a su accionar, tanto dentro como fuera del campo de juego. Por qué en lo personal no voy a permitir que los pocos recursos que existen en el club, caigan en manos de “falsos cristianos” que rezan y se persignan antes de comer, pero que cuando les conviene se les olvida. Es porque conozco las bases y el sistema de campeonato, porque sé que cambiar un jugador, no es lo mismo que cambiar un técnico, porque sé muy bien la realidad económica del club, que me veo obligado en darles esta oportunidad. Hoy no seré yo, sino que será un gran número de angolinos e hinchas que abrirán los ojos ante esta realidad y estarán atentos a lo que hagan ustedes. Sepan que las personas pasan y las instituciones quedan, todos estamos de paso en torno a nuestro querido mallequito, pero el color de esta camiseta y su insignia seguirán por años estampados en el corazón de los que partieron, los que estamos y los que vienen.


Pido disculpas a todos por quizás haberme tardado un poco en reaccionar ante esta realidad, pero tal como espero de parte de estos jugadores que perdieron su norte, vuelvan a enmendar el camino y a dedicarse a lo que deben hacer durante la semana y dentro del campo de juego. Yo hago un compromiso de nunca más dejar pasar una de estas situaciones sin tomar las acciones que se deben, teniendo como único fin salva guardar la historia de nuestro querido y amado Malleco Unido.

343 vistas